domingo, 12 de marzo de 2017

Fuente o Río

Lo he visto muchas veces.
Personas paralizadas por el trauma, el miedo, el cúmulo de circunstancias dañinas que a su alrededor les asedian hasta las puertas de la depresión.
Yo me pregunto... cómo es posible haber llegado hasta esos extremos? Cómo han sido tan poco conscientes de que sus límites estaban siendo rebasados y su "territorio" invadido? Qué les ha impedido pararlo? Y una vez llegados a ese punto... Por qué no hacen nada para salir de ahí?
Lloran y lloran de dolor, se sienten rotas por dentro. Personas perdidas, que no saben dónde están ni hacia dónde se dirigen. En medio de una tierra de nadie donde no hay luz, no se ven caminos. Sólo niebla. Niebla espesa.
Y entonces algo se abre paso:
"Obsérvalos... son como una fuente. De ellos brota agua, pero ese agua no consigue movilizarles. Agua estanca que se cae y vuelve a brotar. Pero ese agua no puede desplazarse, no corre, no fluye, no hay corriente. Es un agua que no llega a ninguna parte. Ahí es imposible la vida, ahí es imposible que surja nada. No hay fuerza creadora en ella. Solo hay dolor. 
La Vida se os ha dado para que seáis como Ríos. Llenos de agua, llenos de vida. Conformados por un sinfín de seres vivos, pequeños, grandes, medianos y microscópicos. Para que dejéis marca de vuestro andar, de vuestro camino. Y así, el día que vuestro río particular desaparezca de esta tierra, que quede la marca de por dónde discurrió vuestro cauce. Así debéis vivir, como ríos llenos de Vida que luego desembocan en algo más grande que ellos mismos. Que llegan a un Océano donde no hay límites, donde no hay fronteras. Donde la Vida es Infinita."
Así que yo te pregunto... ¿Cómo te sientes? ¿Te sientes fuente.... o te sientes Río?


domingo, 19 de febrero de 2017

Si después de un tiempo prudencial no hay otro camino,

aparta de tu vida todo aquello que limite tu existencia. 

Se fulminante como el rayo. Impasible. Porque de lo 

contrario el precio a pagar es demasiado alto.


Mente y Alma

"La mente y el alma deben trabajar juntos para experimentar la verdadera felicidad. Intenta no gastar demasiado tiempo exclusivamente en tu mente. Es una magnífica herramienta, pero tiene una perspectiva limitada."



domingo, 13 de noviembre de 2016

Moverse entre Mundos

Hace años que mi mundo se amplió a capas más sutiles que la que vemos a simple vista. 
El manejo de la energía de mi entorno, mi propia energía y la que el Universo nos regala cada segundo se convirtió en algo habitual para mí. 
Esto hizo que mi visión del mundo se ampliara tanto que si tuviera que describirlo podría decir que me siento en lo que yo llamo "la posición de testigo". Veo la partida desde fuera, desde un lugar que me da perspectiva y claridad suficiente para divisar la situación general en todas sus dimensiones (o al menos, en las dimensiones que soy capaz de percibir). Es como si nada tuviera límites, como si no hubiera horizonte o fin. Todo es infinito, inacabable, inabarcable... Y al mismo tiempo, maravilloso.
Podría perderme en esta visión de las cosas pero la materialidad, el día a día, la "realidad" mundana me trae de vuelta y puedo sentirme orgullosa de saber que mis pies pisan tierra.
Pisar tierra me da cordura, raíz, me asienta y me ancla. Así que como dice la frase "Vuelo, pero con los pies en la tierra".

El caso es que esta perspectiva hace que me tenga que mover en distintos planos a lo largo del día muchas veces. O a lo largo de la semana, muchos días. O a lo largo de mi jornada laboral, muchas horas.
Mi madre se ponía negra conmigo cuando era pequeña porque sitio nuevo al que iba, sitio donde acababa hablando como los lugareños, o comportándome como ellos. Mi madre achacaba esto a "falta de personalidad". Pero lo que no "veía" era que esa capacidad no era un defecto, sino algo que hoy en día se ha desarrollado de tal manera que me permite poder moverme entre planos ahora que mi capacidad es extensible a otros lugares además del plano material. Puedo estar aquí o allí pareciendo que soy de aquí o de allí según donde esté. Puedo "mimetizarme" si alterar ni un momento lo que dentro de mí se guarda y que se despliega siempre que se hace necesario de una forma más patente o más sutil. Depende del contexto. Depende de la gente. Depende de lo que haga falta.

He transitado muchas veces, he caminado muchos caminos y he sentido muchas cosas y hoy por hoy puedo decir que el mayor aprendizaje de todos ha sido darme cuenta de lo importante que es cuidar de tu interior. Cuidar de tí hasta amarte sin condiciones. Conocerse tan bien que entiendas perfectamente el motivo por el que te comportas de tal o cual manera. Qué te pertenece a tí. Qué pertenece al otro. 
Exactamente igual de importante es cuidar tu cuerpo, tu materia, aquello con lo que te mueves en la Tierra. Ama tu cuerpo incondicionalmente, escúchalo y sigue sus mensajes. Te ayudarán a Vivir esta Vida que Es Aquí y Ahora. 
Y al final, procura materializar aquello que sabes  y que has aprendido a lo largo de tantos y tan duros caminos y honra aquello que no sabes porque aquello que no conoces también está ahí, EXISTE y ES
Vive la Vida que es esta y con este cuerpo. Vive tu vida amando el lugar en el que estás, rodéate de gente que sepa, como tú, lo que es haber transitado distintos caminos. Y si no lo saben, inspíralos, ayúdalos y sostenlos hasta que sientas que es el momento de dejarlos volar o caer solos. Porque vida solo hay una y debes cuidarte. Pero no olvides mientras tanto, volar a otros lugares, a otros mundos más sutiles donde te vuelves infinito y te puedes desplegar en toda tu magnificencia.
Eres la Fuerza de tu Existencia. Y es algo que no debemos olvidar.




"Haceros reyes de vuestro propio reino porque sólo desde allí y con la Fuerza y el Coraje del Amor Propio podréis conquistar otros mundos".

sábado, 5 de noviembre de 2016

La Muerte y Ser Árbol

Como a los árboles también a tí lo muerto te puede nutrir. Además la Muerte y todo lo que la rodea tiene mucho que enseñar. 
En la visión humana, cuando os enfrentáis a una muerte y sobre todo si esa muerte es de alguien a quien por ley de vida "no le toca" es cuando os hacéis conscientes de vuestra materialidad y empezáis a decir frases como "Hay que vivir cada día" "Nunca sabe uno dónde la tiene así que más vale dejar de preocuparse por tonterías" "Qué injusta la vida, con la cantidad de gente mala que hay y le va a tocar a X que era una persona bellísima (o un niño, o alguien casi santo)".
Bah, qué poco entendéis de la muerte y qué poco queréis entenderla. Entrad en el concepto nuevo que supone Materializar la Muerte. Si vivís la Muerte en el día a día no tenéis ni idea de lo enormemente grandes que podéis llegar a ser. Y digo grandes en el concepto arbóreo. Es decir, en el concepto de asentado en la tierra, resistente frente a cualquier inclemencia y tan "altos" que tocaréis el cielo si queréis y daréis cobijo a extraordinarias criaturas tanto del cielo como de la tierra.
Florezca pues esa raíz que se nutrirá de lo oscuro y lo muerto y que dará vida a un nuevo Mundo que pertenecerá al Árbol que los une. Al Árbol que une los Mundos.
Porque, por si no lo sabías, cada uno de vosotros sois un Árbol que une Mundos. Otra cosa es que seáis conscientes siquiera de esto. O que seáis conscientes y queráis entregar vuestra vida a ese desarrollo donde lo que conocéis hasta ahora no tiene lugar. Porque lo que conocéis debe Morir.
¿Quién está dispuesto a despojarse de sí y abrazar a la Muerte para convertirse en Árbol?


domingo, 2 de octubre de 2016

Los Muertos no tienen Paz

Hoy desperté con el panorama político más que revuelto. Nada nuevo bajo el sol salvo que en esta ocasión me preguntaba y cuestionaba qué marea de fondo existe en nuestro inconsciente colectivo como para que cueste tanto dar el paso a cambiar las cosas y evolucionar en este sentido tal como lo han hecho otros países europeos (pertenecemos a una "Comunidad Europea", ejem).
Me he sentado un rato en la terraza al aire libre y tranquila intentando conectar con la energía del conflicto para ver si me llegaba alguna información o respuesta a mis cuestiones. Enseguida, lo primero que me ha llegado y se ha repetido varias veces ha sido esta frase "Paz a los muertos. Paz a los muertos".
 Rápidamente esta frase se ha ligado con el conflicto y la Guerra Civil que se vivió en este país a principios del siglo XX. Cuando me he abierto a sentir la energía relacionada con eso he podido percibir claramente una masa de energía perteneciente a todas aquellas almas que perecieron y padecieron el sufrimiento y la muerte de la guerra. Si tuviera que describir el sentimiento relacionado con esa masa de energía diría que, además de acumular sufrimiento y dolor, era una masa de energía trastornada o desquiciada con muchos deseos o necesidad de venganza.




Percibía esa masa por encima de nuestras cabezas, de forma que cada persona llevaba encima una especie de nube de esta energía. En cada persona esta nube era distinta (aunque con una base idéntica), la nube era más o menos densa, en unas primaba el deseo de venganza y la violencia, en otras el miedo y la parálisis, en otras la necesidad de poder e imposición. Es decir, en cada persona esa nube se caracterizaba por algo en particular pero al final todas las nubes formaban parte de la misma "masa madre".
Seguido a esto me he abierto a escuchar a esta masa para intentar tener una especie de "diálogo" con ella y poder entender todo un poco más profundamente. La verdad es que ha sido fácil porque es como si esa masa de energía estuviera impaciente por poder decir lo que quería decir.
Nada más abrirme he percibido cómo un "representante" de esa masa se me aproximaba (la verdad es que no he sentido ni rechazo por su parte ni nada de hostilidad, sólo la que esa masa portaba por sí misma. Era como la parte más "dialogante" de aquello que estaba percibiendo). El diálogo ha comenzado con una pregunta mía y ha seguido como algo así:
- ¿Quienes sois?
- Los que no tienen Paz.
- No entiendo bien. ¿Sois los muertos de aquella guerra?
- No sólo los muertos. Somos la energía que contiene el dolor, sufrimiento y tragedia de las personas que fallecieron y de aquellas que aunque no fallecieron portaron este dolor y necesidad de resarcimiento por el daño causado hasta su muerte.
Tu pregunta inicial era saber qué se esconde detrás de vuestra historia política y social actual. 
Nosotros somos la respuesta a tal pregunta. 
Vuestra historia no ha cerrado el círculo perteneciente a aquel capítulo porque vuestros muertos AÚN no tienen Paz.
- ¿Y qué tendríamos que hacer para conseguir que la tengáis? ¿Algún tipo de actividad grupal a modo de ritual? (en mi pensamiento simple pensaba en algún tipo de ceremonia en la que honrar a esos muertos o algo así).
- Eso no sirve de nada. Son meras acciones sin emoción y sin la sinceridad de corazón que se requiere para ir sanando algo así.
- Entonces qué? ¿Encontrar todos los cuerpos que aún están desaparecidos y darles sepultura?
- Eso ayudaría porque la Materia también debe descansar con Paz pero eso sería como segundo paso del que hay que dar antes. 
- ¿Entonces qué se puede hacer? ¿Cuál es ese primer paso? 
- Es necesario que CADA PERSONA,  de forma individual haga su trabajo con nosotros en la energía. 
Todos vosotros tenéis algún ancestro o familiar que vivió aquello de alguna manera y sufrió más o menos según su contexto y/o situación. Muchos de vosotros incluso no tenéis enterrados y reconocidos a vuestros muertos porque no sabéis ni dónde están. Muchos de vosotros estáis aún resentidos (a un nivel tanto consciente como subconsciente) con el otro "bando" por lo que se les hizo a vuestros familiares. Muchos de vosotros portáis la sensación de necesitar venganza y de que alguien restaure vuestra dignidad y de esta forma elimine vuestro dolor. Esto es así porque nosotros somos la masa que clama por todo esto. Y lo hacemos porque no tenemos Paz. Nos proyectamos y nos alimentamos de vosotros. Y esto así será hasta que alguien (y esto es: CADA UNO) nos deis Paz.
- A ver, esto me recuerda a aquella sesión que hice en mi terapia con los muertos de mi abuelo en la guerra. ¿Es a eso a lo que os referís? 
- Sí. Aquello que tuviste la oportunidad de hacer dio la Paz que anhelamos. Pero sólo dio Paz a los muertos que "te pertenecían". Y es sólo hasta ahí donde cada uno puede llegar. Por ejemplo, tu no puedes acoger y dar paz a los muertos de tu vecino. Tu sólo puedes dar paz a "tus muertos", a aquellos que pertenecen a tu ancestro directo relacionado con aquello. 
Así que desde aquí te pido que intentes extender este mensaje a todo tu entorno y personas a las que puedas llegar. Que cada uno intente conocer la historia de su familiar implicado en la Guerra y que cuando la conozcan busquen un momento de tranquilidad para conectar con su interior y con su corazón. Que vean delante de ellos a toda la masa de "victimas" relacionadas con su familiar implicado en la guerra y que desde el corazón nos VEAN y nos ACOJAN en su corazón y ACEPTEN lo que sucedió. Sin juicios, sin culpables y sin venganza. Que tengan claro que señalar con un dedo acusador sólo es una condena para ellos mismos y sus descendientes y que así, la historia no puede acabar y esto no se puede cerrar.
Es así como cada uno de vuestros muertos encontrarán la Paz y poco a poco esta masa se disolverá.
- Es cierto, recuerdo aquella sesión como algo profundamente liberador. Había mucho dolor allí pero al final pude sentir una paz tremenda. No se trató de pedir perdón, fue algo más grande. Recuerdo llorar muchísimo cuando pronunciaba la frase "Ahora os veo y os acojo en mi corazón". Aún me emociona recordarlo. Pero sentí aquello como el cierre de "algo" así que es cierto que algo debió pasar en la energía porque algo en mí cambió desde entonces.
- Cuando poco a poco cada uno de vosotros se "libere" de nosotros y una masa considerable de personas hagan esto, la energía se moverá de forma que esta información llegará a las instituciones y poderes políticos y de pronto "alguien" con poder político podrá hacer algo a este respecto desde el lugar desde el que se deciden las cosas. 
Tenéis que daros cuenta de que los cambios políticos sólo pueden llegar cuando la masa de la población comience a moverse en la energía de otra manera. La solución a vuestros problemas políticos y sociales pasa por una respuesta espiritual individual que creará una masa de individuos "despiertos". Sólo eso cambiará las cosas. 
- Uuuf, qué difícil. No se si mis ojos verán ese cambio.
- Todo es empezar. Ya te he dado la información necesaria respecto al tema que planteabas.Gracias por escuchar.
- Gracias a vosotros por abriros a contarlo :)

domingo, 29 de mayo de 2016

Mujer Montaña. Madre Tierra.




Hoy he tenido un sueño de los que me han parecido que había que prestarles atención. Normalmente sueño a menudo, pero a medida que experimento con los sueños estoy aprendiendo a diferenciar los sueños que son "algo" y los que solo son "basurilla" de mi subconsciente.
En este sueño, yo estaba con un grupo de personas. De todas ellas sólo recuerdo conocer a una que curiosamente no tiene nada que ver con este mundillo espiritual. 
El caso es que nuestro plan era, de noche, subir a lo alto de una montaña que llamaban "La mujer del moño". Se llamaba así porque tenía forma de una mujer sentada con un moño en su cabeza. Nosotros teníamos que subir a lo más alto, y ese lugar era su moño.
Se suponía que íbamos a subir para hacer una especie de ritual en el que íbamos a pedirle perdón a la Tierra por todo el daño que el hombre la hace. Había mucha expectación porque todos creíamos que al hacer ese ritual pasaría "algo" (tipo ver luces de colores o que la Tierra se moviese o qué se yo, pero algo muy llamativo y con mucha floritura).
Recuerdo estar en la parte de abajo de la montaña, antes de subir, hablando con unos y con otros sobre lo que íbamos a hacer. Creo recordar que mi hijo estaba por allí pero yo estaba tranquila respecto a él, como si estuviera cuidado por todos en todo momento y eso me permitía concentrarme en la labor que íbamos a desarrollar.
Lo siguiente que recuerdo es estar ya con todos en lo alto del "moño". Recuerdo mirar al cielo despejado, era de noche y todas las estrellas se veían perfectamente porque no había nada de contaminación lumínica (estábamos en una zona montañosa y boscosa alejados de la civilización. Si me preguntaran el lugar diría que es algún sitio de América), sólo nos iluminaba la luz de la luna, que estaba llena, y las estrellas.
Entonces alguien empieza a gritar pidiendo perdón a la Tierra por todo aquello que tiene que ver con el daño que la Tierra recibe por culpa del dinero. Todos hacemos lo mismo pero observamos que no sucede nada. O al menos no sucede nada parecido a lo que creemos que debía pasar.
Otra persona lo intenta pero ahora pidiendo perdón a la Tierra por el daño que recibe por culpa de nuestros trabajos. Todos hacemos lo mismo... Y nada.
Hay un momento de gran desconcierto porque nadie entiende que eso no funcione y que la Tierra no "reaccione" ante nuestra súplica de perdón.
En ese momento de desconcierto yo me siento en el sueño como me pasa muchas veces en la vida real. Intentando sentir qué es lo que la Tierra quiere de nosotros. Así que me concentro en mi cuerpo y me dejo llevar por lo que siento. Lo que mi cuerpo me pide es tumbarme boca abajo con los brazos en cruz para acercar lo más posible mi corazón al suelo y que éste entre en contacto con la Tierra.
De modo que me tumbo, y comienzo a percibir perfectamente cómo mi corazón se activa (en su forma energética, aunque creo que física también) y comienzo a sentir que lo que hay que hacer es Amar a la Tierra. Siento que de mí comienza a emanar un Amor profundísimo por ella y de alguna forma siento que la Tierra lo está percibiendo y que le está llegando todo ese Amor, porque además en ese momento todo el grupo ha hecho lo mismo que yo (sin que yo dijese ni una palabra).
En ese momento empiezo a "oir" a la Tierra decir: "Hija...Esto es lo único que necesito. Que me queráis y me améis de verdad. No necesito que me pidáis perdón porque eso al final sirve más para liberaros vosotros de la culpa que para ayudarme a mí a liberarme de mi dolor. Si realmente me queréis ayudar haced esto. Unid vuestro corazón al mío y sentiréis cómo somos una sola cosa.
Sólo necesito vuestro Amor. Vuestro Verdadero Amor".

Mientras estoy oyendo esto, justo a la altura de mis ojos comienza a correr una pequeña hilera de agua que antes no estaba ahí. 
Me maravilla la transparencia y el fluir y siento la necesidad de tocarla. De jugar con ese agua con mis dedos como si estuviera tocándole el pelo a alguien a quien quiero mucho. Y en ese momento entiendo que eso es lo que vamos a ver como respuesta de la Tierra ante nuestro Amor. No fuegos artificiales ni nada estrambótico ni llamativo, sino Agua. Y siento que es maravilloso que la Tierra por fín haya sentido que la ayudábamos y le doy las gracias por darnos su regalo. Algo que parece que siempre va a estar ahí y sin el cual no podríamos vivir.... el Agua.
Cuando siento que hemos terminado me pongo de pie y miro a mi alrededor veo cómo unos animales (que no son de este mundo) y que identifico como peligrosos para el hombre, salen corriendo en dirección contraria a nosotros. Y sin saber cómo supe que la Tierra podía protegernos de ellos y les había hecho salir en dirección contraria para no sentirnos amenazados por ellos. Es decir, tuve la certeza de que si estás lo suficiente entregado y unido a la Tierra ella puede protegerte de todo aquello que pueda ser un peligro para tí.
Estando de pie escaneé mi cuerpo y lo sentía distinto. Vibrando de una forma muy especial y aunque no había pasado "nada" yo me sentía completamente diferente. Sabía que ahora podría entender los secretos de la Tierra porque ella ya no me los ocultaría más porque la amaba. Y ella lo sabía. Ahora éramos uno.
Miraba los seres del bosque y los veía de otra manera. Todo era distinto a mis ojos. Pero también era distinto en mi corazón.
Aquí me he despertado con el corazón latiendo a tope y con una sensación súper bonita dentro de mí.